El día en que Charly García no cantó 1

                 “No voy a desistir, aunque me digan que todo es tan iluso,  no voy a desistir, aunque me digan que ya no hay nada más”.

El karma de vivir en el sur.

 

A eso de las 10:20 pm se abrió el telón y la desilusión llegó mucho antes de que el representante tomara el micrófono. El montaje en el escenario duró una hora, y a lo lejos veía los teclados de Charly, los micrófonos, la batería de Fernando Samalea, los teclados de apoyo del Zorrito Quintero y una muñeca desnuda en la parte más visible del escenario.

Charly García & The Prostitution, regresaban a Colombia después de un año, en el 2012 habían asistido a Rock al Parque y su presentación fue un éxito. 60×60 el nombre del disco, era la gira que Charly había emprendido desde México hasta la Argentina, pero no se pudo culminar.

*

Llegué a Charly García muy tarde, ya a mi edad adulta, con una carrera culminada y con ansias de querer buscar en algún género los vestigios de una utopía que sin quererlo, yo también sostenía en ese presente. Por el azar, llegué al MTV Unplugged que realizó Charly García en 1995, después de pasar un día escuchando los desconectados de varios artistas, me topé con el argentino. Sin afán y sin curiosidad, dejé rodar el vídeo y apareció un hombre alto, con bigote en degradé y de cabello color negro con tintes rubios. Gafas al estilo Lennón y una sonrisa bastante llamativa quedó eclipsada por culpa de un golpe seco y constante de un redoblante cubierto por un trapo. Este viejo truco de percusión, puso en marcha a uno de los mejores desconectados de MTV. El teclado de Charly se sincronizó con la percusión y a su vez, una mujer de hermosas piernas se unió al llamado de ese redoblante que invitaba a la batalla, al disfrute, al deleite de más de una década de buena música. María Gabriela Espumel, la guitarra principal, llamó mi atención por la libertad que se veía en sus dedos para estar en un unísono que se mezclaba con el violín y el violoncelo que Charly había invitado para esta ocasión especial sin saber, que 17 años después, sería parte fundamental de su gira 60×60.

Dejé que el vídeo rodara, lo escuché a lo lejos mientras revisaba documentos que ya no recuerdo porque basto poco tiempo para sintonizarme con lo que escuchaba, lo volví a reproducir y me fijé en cada una de las canciones, en cada una de las palabras que calaban profundamente en el ideal que yo fui nutriendo en mi juventud y parte de mi madurez. En aquella tarde de descubrimiento, me encontré a un Charly soñador, con esperanza e ilusión de una generación que pudo ser diferente y se quedó en el camino, en el vacío del cambio y a la vez, sentía que esa bandera estaba lista para que mi generación la tomara, la llevara y siguiera adelante para hacer del arte un instrumento puntal que construyera un consciente colectivo.

Me detuve en dos canciones que empezaron a reforzar mi tesis de ese momento en la cual sostenía que Charly es un artista que destruye hoteles y está siempre cerca de la revolución, siempre está con la bandera del amor que se confunde con sus guitarras agudas, teclados desmedidos y una mezcla de tango y The  Beatles con toques de clamor de una América latina desolada, dolida y desbastada por las dictaduras en los años 70 y 80. La libertad y la esperanza fue el punto crucial para entender que Charly no era un artista como los demás, él tenía clara la concepción de la música que se debía hacer en un tiempo en donde se necesitó más que nunca. Los jóvenes argentinos al igual que los chilenos y los colombianos, necesitaban entender qué era lo que estaba pasando en su país, que era esa corriente política de las dictaduras que estaba azotando al nuevo continente de una forma desmedida y absurda. Lo más interesante del caso era que en paralelo a éstos cuestionamientos, nacía otro con más fuerza y desesperación, era la necesidad de saber dónde estaban aquellos que una noche se perdieron de camino a casa, que en la mañana rumbo a la universidad su camino se truncó y que la espera se hizo larga porque en muchos casos, jamás se supo de ellos, pero se sabía que era la dictadura la que tenía que ver con tantas desapariciones. Como lo dijo Charly en su momento: “No fuero las pastillas fueron los hombres de gris”.

Y mientras todo esto me llegaba como una carga pesada y desgastante, seguí sin perder tiempo en el estudio, buscando más de Charly, asociándome más con ese bigote y con su flacura que era la clara muestra de una vida que se iba por la borda, que se derrumbaba por culpa de una fama que nunca supo cómo funcionaba ni hasta dónde lo iba a llevar. De todas formas, para mí Charly era una salvación, en ese momento su música llegó como una tormenta que hasta el sol de hoy, no ha tenido calma.

Me dejé llevar por su influencia, porque al igual que él, nunca me gustaron las promesas sobre el bidet, nunca me gustó esos extraños peinados nuevos. La creación de universos en su música me hizo toparme directo y sin anestesia con Clics Modernos y sí, también creo que aún nos siguen pegando abajo, que somos extraños en estas ciudades que se muestran ante el mundo de una forma tan pacífica y falsa, que solo tratando de experimentarla el día tras día, comprendemos que no vivimos sino sobrevivimos entre tanta banalidad y expresiones musicales que no son capaces de describir en lo más mínimo la realidad en la que vivimos.

Con los meses y después de tener claro que Piano Bar, Clics Modernos y Parte de la Religión eran mis discos preferidos de Charly, llegó a mí como un descubrimiento delirante el papel tan fuerte que juegan las metáforas en las canciones del padre del Rock en español. Gracias a Charly llegué a Luis Alberto Spinetta, quien creería-y sé que muchos me apoyaran-, es el abuelo del rock en Español.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.