PERDÓN [Microcuento]

Séjo salió de Santa Isabel con libros y conciertos en su  cabeza, espiritualmente advertido. Fusilado con audífonos comprados en San Andresito de la 38, respondió  fúnebres mensajes de su herida ex esposa mientras Ali Aka Mind en su celular le martillaba el nombre. El venezolano en el J23 con un chocolate le vendió el último sabor que sentiría. Llegó al portal de las Américas, alimentador Bosa Independencia, pisó la esquina del barrio,  la chatarrería.

La pólvora tuvo el poder de las palabras, asfalto lo recibió y en los audífonos fatalmente se escuchó “perdón por pedir perdón al son de una canción”.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.