Saw el juego de la “justicia”

Después de siete años de espera, por fin Saw aparece en la cartelera del cine colombiano. Una de las películas más añoradas por los fanáticos de esta serie de historias que cruza el horror, la angustia y el desespero, pudieron verse de nuevo la cara con Jigsaw, el famoso creador de los juegos macabros. Sin embargo, esta película deja un sinsabor, un sentimiento amargo sobre la forma en que se desarrolla la historia.

Si bien es cierto, la nueva entrega pareciera tener la misma columna vertebral de las primeras películas, pero ésta carece de emoción, de sorpresa, de intriga, ya que como se sabe bien, siempre hay un personaje que está involucrado totalmente, siempre hay una escena que lleva a comprender que Jigsaw está más vivo que nunca y como es costumbre, al final, se esclarece todo, con un flash back de acciones que el espectador “pasó” por culpa de su mente entretenida en los juegos.

Saw hasta ahora completará dos semanas en cartelera y las ventas han estado bastante bien. Pero aunque esto sea bueno, la crítica especializada no da más de tres estrellas a la película que mantuvo por tanto tiempo en vilo al cine de “terror” como muchos lo catalogaron. Empire es una revista de crítica de cine y es junto a The Wrap las únicas que le brindan tres estrellas porque según los críticos Kim Newman y Kyle Turner: “aquí hay un reinicio que tiene problemas para desarrollar escenas emocionantes”. Por lo demás, medios como Entertainment weekly y Los Ángeles Timen, le brindan a la entrega dos estrellas y media. No tuvieron piedad para analizar la cinta, por ejemplo Darren Franich de Entertainment Weekly dijo: “Se hace demasiado larga y son solo 90 minutos. Las rumiaciones enloquecidas de Jigsaw, en busca de la vida nunca han sonado menos amenazantes: destruye el drama. Pero hay láseres. Me gustaron los láseres”.

Y es que la película no deja nada para la sorpresa, todo es predecible y las apariciones de Jigsaw no generan ni terror ni alivio, es como ver algo común, alguien que se sabe desde antes de entrar a la sala de cine que estará presente en los momentos “álgidos” de la película. Y cuando se habla de que no genera sorpresa, hacemos referencia de que en los primero 30 minutos de la cinta, hay tres sospechosos, los que casualmente vienen a estar al final de la historia y quienes toman el papel fundamental. Una mujer, quien al parecer es la que continúa con los juegos de Jigsaw, termina siendo una seguidora amateur y quien quizás tendría que ver, resulta siendo el discípulo predilecto y quien no debía de ser, terminó muriendo y entonces nadie es y todos son.

Hay algo que me parece muy curioso en esta serie de Saw. Jigsaw es un hombre que se encarga de hacer que otros hombres valoren su vida. Él tiene el “poder” de mostrarle a otros que andan por el camino incorrecto, que tienen que valorar a los demás y hacer de su vida algo que valga la pena, que nadie cometa los errores que él cometió, que entiendan que la vida es para disfrutar y vivirla en paz. Sin embargo, en una escena, cuando le ensaña al su pupilo a construir las trampas le dice: “No actúes ni con ira ni con venganza hacía los demás”. Entonces nos preguntamos: ¿Qué hace este hombre con los demás cuando les pone esas pruebas macabras? No es resentimiento, no es venganza, no es nada, es amor al mundo y ese amor se traslada a la justicia social. Diría Owen Gleiberman del medio de comunicación Variety: “Lo más inteligente de las películas de “Saw” es la forma en que te engañan y te hacen pensar que está brindando un servicio público”.

Jigsaw es como un guía espiritual o un líder religioso que ajusticia en nombre de los muertos, tiene el poder de juzgar y hacer que los demás confiesen sus actos como si sus trampas fueran ese confesionario que abrirá el camino a la libertad del hombre. Esta película no es más que la emoción de hacer creer a los demás que existe justicia en el mundo y que la gente paga por lo que hace en su vida, que hay alguien con el don de hacer pagar lo malo y que el infierno es en este mundo. Al final, todos salen con la sensación que los malos pagaron por sus pecados y que mis pecados no son tan malos como los de ellos y que si ese tal juego existiera, de seguro yo no tengo velas en ese juego.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.