LA MUERTE TAMBIÉN LLEGA EN BICICLETA [Microcuento]

Patricia Téllez Ruiz es nuestra nueva colaboradora, se lanza al ruedo con un microcuento que no se imaginan su final. Con una gran calidad, nos complace presentar su primer escrito de muchos-esperamos- en Otras voces, otros libros.

Alfonso tenía una deuda más grande que la deuda externa de su país, pues comprometía su vida.

Le habían prestado dinero para abrir un pequeño negocio pero éste quebró. El gota a gota de la deuda no iba a esperar a que llegaran diez cuotas sin pagar, entonces envió a sus asesores personales a cobrar el dinero.

Alfonso lo sabía, sabía que lo matarían y desde que salió de su casa a esperar la muerte. Cada ruido, los pitos y hasta los sonidos más íntimos de las motos de su ciudad, lo asustaban, por tanto decía: -¿será este el que me disparará?, o ¿es aquél?, no, éste sí fue. Nada, ninguna moto era la muerte.

Cuando se sentó en una banca de un parque cualquiera, escuchó el sonido de los frenos de una bicicleta, miró a los asesores cansados de pedalear que decían: -Marica, la próxima vez no escoja un día con pico y placa.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.