Un afán literario

Mi objetivo era solo uno, encontrar una novela que me enganchara en la literatura y que dejara en mí esa particular satisfacción de terminar una buena novela.

 

Mi mayor preocupación jamás fue ser un lector mediocre, para ser constantes en la lectura solo debemos encontrar la buena literatura. La compresión en los textos complejos nos la da el tiempo, para que con un poco de suerte veamos esa otra cara de la moneda que está siempre ahí, esperando a que el lector la vea escondida y muchas veces maquillada bajo las palabras. No, mi verdadera preocupación era leer lo que no debía. O lo que el mundo decía (y aún lo hace) que no debía leer. Recurrí a internet como el náufrago que dispara una bengala con la esperanza de recibir un salvavidas. Disparé la bengala para encontrar la respuesta a la pregunta que me nacía como aspirante a lector. ¿Qué debo leer primero? Segundos después me cayó la pólvora en los ojos para entender que internet no me ayudaría con mi duda, pero como acababa de comprobar, si empeoraría mi problema.

Muchos aconsejaban empezar con los clásicos, y al leer las primeras cincuenta páginas del Quijote había perdido casi por completo el interés hacia esos primeros libros en la literatura universal. No entendía la lengua castellana, ni la trama de la novela ni mucho menos su importancia en la literatura. El problema no es leerlo, sino hacerlo en el momento equivocado. Llegué a acercarme a Divergente, uno de los mayores best sellers de la última década para entender que no buscaba distopías que me alejaran de ese mundo que tanto me interesaba, el mundo real. Mi objetivo era solo uno, encontrar una novela que me enganchara en la literatura y que dejara en mí esa particular satisfacción de terminar una buena novela. Esa satisfacción que nos lleva como lectores a recomendar la novela incluso a un poste de luz (si es necesario) con la emoción de explicar porque esas páginas cambiaron nuestra vida.

Tiempo después entendí que esa tal literatura “mediocre” o “basura” (como la quieran llamar) no existe y que mi  miedo no era más que una simple critica, o una mentira. Como la quieran llamar. Soy un firme creyente de que con cada página y con cada libro estamos inyectando cada vez más cultura a nuestra vida y conformando cada vez más la palabra civilización. Sin embargo, curiosamente son los intelectuales quienes critican la literatura “light” no precisamente por defender lo que llamamos la verdadera literatura. Este siglo XXI nos hemos dado a la tarea de respetar las preferencias sexuales, religiosas y morales de la sociedad. Es por ello que juzgar a una persona por leer una distopía o tildar a un escritor de mediocre por publicar frecuentemente nos aleja cada vez más de la cultura aunque estemos de la mano de la literatura.

En esta oportunidad, mi intención es darle esa pequeña luz a los lectores que empiezan a incursionar en el mundo de la literatura (con las primeras dos novelas) y a aquellos que aunque llevan ya un tiempo en la lectura buscan la recomendación de novelas que los acerquen a mi objetivo inicial (con las últimas dos) “Disfrutar” en todo el sentido de la palabra de una novela. Es importante aclarar que el orden en que se expondrán no está seleccionado con otra intención que clasificarlos entre las recomendaciones para los nuevos lectores de recomendaciones más profundas, sin embargo puede representar una guía de inicio a fin que pueden seguir en su orden de lectura.

1. En primer lugar recomiendo sin lugar a dudad la novela corta Crónica de una muerte anunciada del escritor Gabriel García Márquez como una de las novelas más importantes en mi vida y que tuve la oportunidad de releer hace poco. En el pueblo todos sabían que los hermanos Vicario matarían a Santiago Nasar, sabían las razones e incluso el día. Pero, ¿por qué nadie intentó evitarlo? La novela se desarrolla tan solo en dos días, y es narrada por varios de los testimonios obtenidos por un periodista en busca de recopilar la tragedia de las manos de la impunidad.

cronica

2. Dejo en segundo lugar a la más reciente novela del premio nobel de literatura Mario Vargas Llosa, hablo de Cinco Esquinas como una novela que aparte de poseer una sencillez verbal muy interesante y un argumento excelente y bien desarrollado expone también el testimonio de cómo vivió el escritor esos años de incursión en la política y lo que vino después para esa Perú que se lamentaría de haber rechazado al Nobel por vivir una dictadura.

3. Como tercera y siendo ya un escritor frecuente en el medio tenemos La forma de las ruinas del Bogotano Juan Gabriel Vásquez que expone perfectamente sin perder su componente de ficción aquella tragedia que marcaria la historia del país como lo fue el Bogotazo del 9 de abril. La novela cuenta con un gran valor autobiográfico el cual despierta un mayor interés en su narración y su voz en primera persona. El asesinato del caudillo Jorge Eliecer Gaitán y el senador Rafael Uribe Uribe representaran el inicio de la obsesión, y el periodismo tan bien complementados en la novela.

4. Para finalizar esta recomendación, quiero hablar de la novela Desgracia de J.M Coetzee -premio nobel 2003-. La novela narrada en primera persona por un profesor universitario y con honor nuestro personaje principal lleva al lector por las más desagradables experiencias que podemos vivir como la humillación, el desprecio y la melancolía. Las complicaciones de la vida y la reflexión de la felicidad son valores agregados que convierten la novela, en mi opinión, una apuesta segura.

desgracia

Solo resta agradecerles por seguir y comentar los textos, e invitarlos a escribirnos sus recomendaciones literarias que tendré muy en cuenta. Cabe aclarar que las anteriores cuatro novelas no abandonan mi opinión como lector a la hora de recomendarles a ustedes, mis postes de luz (con todo el aprecio) algo de lo mejor que he leído. ¡Saludos!

Anuncios

4 Replies to “Un afán literario”

  1. La reflexión que haces sobre las recomendaciones de novelas y que sirve de introducción a cuatro de las mismas según tu criterio me parece muy lúcida. Enhorabuena por ser capaz de entender cuán inentendible es la atmósfera de las recomendaciones literarias. Yo subrayaría (en esas difusas razones para leer un libro y no otro y que tú denominas como el momento adecuado) cuán importante es darse cuenta de que, aunque el texto sea exactamente el mismo, El Quijote leído a los 18 años no es el mismo Quijote que uno lee a los 48 años.

    Me gusta

    1. ¡Gracias por el comentario! Las reseñas son parte fundamental del medio; agradezco que analicen los contenidos. Respecto a el libro de El Quijote estamos de acuerdo, cada vez que lo leemos nos deja cosas completamente diferentes. (Como pasa en varias novelas)
      ¿Que tipos de textos te gustaría ver próximamente? ¡Saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.