Memorias de Guamocó: “La guerra nos trajo muchos pesares” [Reseña]

María Zambrano, la filósofa española que debido al franquismo padeció el exilio por más de 45 años, escribía en 1989, poco tiempo después de regresar a su patria: “es siempre, y para todo pueblo imprescindible una imagen del pasado inmediato, como examen de los propios errores y espejismos. El presente es siempre un fragmento, torso, incompleto. El pasado inmediato completa esa imagen mutilada, la dibuja más entera e inteligible[1]. Esa <<imagen del pasado inmediato>>, que <<completa>> nuestro fragmento de presente, nuestra actualidad, y que por lo mismo lo dibuja más entero y lo hace más <<inteligible>>, comprensible, es lo que logran Mario Niño y Daniel Ifanger con su documental “Memorias de Guamocó: minería y conflicto armado” (2017).

 Puede ver el documental al final de esta reseña.

El documental, filmado en esa bella zona entre el Sur de Bolívar y Antioquia, zona minera, de verdes bosques, donde las nubes acarician las copas de los árboles y empañan el horizonte, abandonada por el Estado- como muchos otros lugares del país- es un tejido de memoria, tejido configurado por el testimonio en primera persona de quienes padecieron el conflicto entre finales de los años noventa y el 2007. Este ejercicio de memoria nos conecta con el territorio nacional, con esas zonas alejadas que contienen en su vientre los sedimentos del pasado que duele, que hiere al recordarlo, pero que requiere ser actualizado en el recuerdo, para re-sentirlo, padecerlo, como evento que se desea irrepetible…recordar, pasar de nuevo por el corazón, en el que anida el dolor infligido, para poder sanar, para poder echar a volar la esperanza por encima del dintel del conflicto.

El documental recoge la violencia pasada, sufrida en el cuerpo, en la vida cotidiana; recoge y acoge la palabra dolida, que rescata en el tiempo la vivencia de la guerra, la crueldad y la injusticia. ¡Así, el testimonio como instrumento de la memoria, que levanta del rio de la historia gotas de pasado reciente, del <<pasado inmediato>>, para que lo sucedido -si bien es una huella en la eternidad, y en las vidas fugaces y contingentes de quienes la vivieron-, sea rescatado…para así decir nunca más, basta ya!

El documental de Mario y Daniel nos presenta una radiografía del territorio, del conflicto y la violencia en Colombia. No sólo tiene una gran carga estética, bella fotografía, música, sino que aborda el conflicto en la región de manera integral: la guerra por el territorio entre paramilitares y guerrilla, el ominoso matrimonio entre las fuerzas militares y las autodefensas, el despojo de las tierras por parte de las multinacionales, la situación económica…en fin, los contextos y lo “englobante”, como decía Karl Jaspers; lo que circunda el conflicto. Es una mirada global, sincera, auténtica y dolida, de lo que vivió esa comunidad.

Y en las entrañas de lo englobante, del tiempo cronológico, del espacio vital bellamente trasmitido en imágenes, la vida, el simple vivir, el diario vivir de los protagonistas, que no actores, de la “historia”, del documento. Es lo más duro de ver y difícil de aceptar. Si bien en Colombia las formas de violencia han superado la imaginación creadora, es imposible no conmoverse con los testimonios. Con ellos, con su autenticidad, el espectador siente compasión, es decir, com-padece o padece-con el otro su dolor. Esta experiencia mediada, indirecta, nos conecta, nos afecta, nos pone por un momento en su cuerpo, en su vida…en la simplicidad de su existencia. Es inevitable.

Mario y Daniel muestran desde los artilugios para huir de la región, hasta el reencuentro con los lugares donde yacen los cuerpos de aquellos que un día, en esta extraña fiesta de la guerra que ha vivido Colombia, fueron suprimidos del mundo, del país, de sus comunidades y sus familias. Sí, supresiones definitivas, vidas mutiladas, lazos amorosos y amistades y afectos rotos, imposibles de restablecer con los muertos. Singularidades afectivas que se van, para siempre…irrestituibles; el documental muestra las rupturas del tejido social de la comunidad, los testimonios de las mujeres violadas, botín de la violencia y la barbarie, que como siempre, en su momento, nunca dijeron nada de las vejaciones que sufrieron, ya fuera por miedo, temor o vergüenza; muestra igualmente, la supervivencia en la fe y los esfuerzos por reconstruir la vida perdida de la comunidad; muestra también amor, fe, valentía, esperanza.

El documental crea una atmosfera caliginosa, nos suspende, nos interpela y nos traslada. Hace llorar, y en esa lágrima lo humano, ese sentimiento de humanidad que nos resguarda de la barbarie, todo se hace alma…caverna, cuerpo interior convulso. Pesa. Es exactamente eso: pesar. De ahí viene pesares, tal como dice uno de los testimonios femeninos: “la guerra nos trajo muchos pesares”. Esta frase no sólo quiere decir en nuestro lenguaje cotidiano que la guerra trajo mucho dolor, muchas pérdidas, muchas tristezas, sino que alude bellamente a la balanza del sentir donde recae, con la gravedad, el valor de la vida, del pasado, de la memoria: la carga que para el humano es la vida de la cual huye y la cual proyecta. Esa pesadumbre se nota en el cuerpo, en los rostros, en las palabras de los testimonios…Es la pesadumbre viva que Mario y Daniel logran transmitirle al espectador. Y esa transmisión es buena, es sana, nos hace sentir genéricos, en especie…como seres vulnerables, sensibles, en los que anida aún una gota de belleza, de solidaridad y de combativa resistencia.

[1] Obras completas, Volumen VI, Madrid: Galaxia Gutenberg, Círculo de Lectores, Fundación María Zambrano, 2014, p. 777-778.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

This site uses Akismet to reduce spam. Learn how your comment data is processed.