Solo a veces

Hay un momento que el día se pone cuesta arriba. En ocasiones sucede en la tarde, cuando se ha acabado gran parte de las labores y la energía se va perdiendo y los recuerdos van ganando espacio en la mente que ya no está tan ocupada. De pronto, llega en la noche, justo antes de dormir, cuando todo está en silencio y la voz que aparece en la cabeza repite una y otra vez la escena que incomoda y entonces, el cuerpo se vuelve rígido, molesto, incómodo. Lo más triste es cuando recién inicia el día y ya está cuesta arriba y se cae todo lo que se planeó en la noche, todo lo que está pendiente. Sigues transitando por las horas como si nada, huyendo de la voz, porque se trata de una voz que se ensaña hasta hacerte tan frágil que el frío pega más duro, que el miedo te somete, que la angustia te aprieta.

Hay días en donde todo está patas arriba y no hay camino que logre sacarnos del bochorno que genera los malos pensamientos. Hay momentos de felicidad, una película, un post en redes o simplemente una conversación logra cambiar un instante todo, pero, luego de que eso está pasando, hay una ausencia, una necesidad y reconoces que eres medio adicto a sentirte mal y a sufrir. Mirar por la ventana no significa nada, caminar no significa nada, hacer lo que apasiona no significa nada y vuelves a la cama, te atrincheras con el cuerpo doblado y dolido y dejas que todo pase, dejas que se disparen los fusiles, que las bales penetren.

Justo cuando todo va bien, la pendiente se avizora y no hay forma de escapar. Hay veces te me apareces y la imagen es tan real que no puedo hacer nada para quitarla. En ocasiones, es la voz y los movimientos que haces en mi cabeza que me dejan quieto, congelado y quiero ir, quiero marchar detrás tuyo, pero no puedo, no es ese mi mundo, no es mi espacio, no es de nadie porque eres una simple proyección que me bloquea. Sin embargo, daría lo poco que queda para que fuera real y entonces, pretender que lo que veo sea nuestro, dejarse deslizar sin temor a perder.

2 comentarios sobre “Solo a veces

Agrega el tuyo

  1. Buen día profe.
    Lo siento si esperaba un comentario de «Solo a veces», por supuesto me gustaría hacerlo, pero estaría bien si pudiéramos charlar.
    Se estará preguntando cuál de sus estudiantes soy, quizás por mi apellido lo pueda saber, o no…
    He estado leyendo sus historias muy de vez en cuando, me agradan.

    Me gusta

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: