Identidad decolonial

Desde muy joven escuche decir que mi pelo era malo, desordenado, desagradable o problemático, la verdad es que mi madre habría preferido que me pareciese un poco más al estereotipo de belleza socialmente aceptado. Me costó años entender que en realidad no hay nada de malo en mí, en mi aspecto, en mi pelo.

«no mires arriba» una muestra de cómo nos mueve el mercado

El mundo se mueve al compás de las necesidades y los intereses de las grandes corporaciones y empresarios. No hace falta más que mirar la crisis climática en la que nos encontramos para evidenciarlo, o podríamos también hablar sobre los conflictos bélicos que se han gestado en el medio oriente auspiciados por potencias necesitadas de sus grandes reservas de petróleo.

OMITIR ES CONSENTIR

Las acciones violentas seguirán siendo parte del constructo social por mucho tiempo si el Estado y su Instituciones trabajan desde la omisión, perpetuando la violencia contra la mujer y haciéndola parte de la cultura como un comportamiento normalizado.

WordPress.com.

Subir ↑