Gracias a mis muñecos

Recuerdo la alegría que sentían mis padres al verme destapar los regalos, en su cara podía verse la ilusión de que estaban haciendo un buen trabajo con sus hijos y sobre todo que los estaban criando con mucho amor y felicidad.

Solo a veces

Hay un momento que el día se pone cuesta arriba. En ocasiones sucede en la tarde, cuando se ha acabado gran parte de las labores y la energía se va perdiendo y los recuerdos van ganando espacio en la mente que ya no está tan ocupada. De pronto, llega en la noche, justo antes de... Leer más →

El arte y nada más que el arte

No volveremos a ser los mismos, eso está claro. No sé si para bien o para mal, pero no volveremos a ser iguales y esto, no es la primera vez que le pasa a la humanidad, muchas veces, entre los escombros de la guerra, de las pandemias, del olvido, se alza la cabeza y se mira al frente para seguir.

Los cementerios

Un lugar lúgubre, asfixiante y descolorido. Entre los pasillos de las paredes reventadas de lápidas y lápidas con imágenes de la virgen, de Jesús redentor, de cruces que indican que la persona, el ataúd, la ropa y los huesos están gozando-si se puede gozar- de un tiempo tranquilo, eterno. Aquel cementerio es grande, casi laberíntico,... Leer más →

Amor, motel y amistad [relato]

No era la primera vez que caminaba en la madrugada por las calles de Bogotá. De hecho, Chapinero siempre ha sido ese lugar mágico por el cual he transitado infinidad de veces en muchos horarios y en diferentes estados anímicos y fisiológicos. Esta vez no iba solo, y Bogotá en lo que respecta a la... Leer más →

El día en que Charly García no cantó II

Había llevado al trabajo ropa de cambio. Era el viernes 15 de noviembre y mi ilusión de ver a Charly no tenía límites. Había dedicado el último año a escucharlo en YouTube en todas las versiones posibles, en conciertos, en colaboraciones, en programas de televisión, sus escándalos, en sus peores y grandes momentos, llegué a... Leer más →

El día en que Charly García no cantó I

Lo más interesante del caso era que en paralelo a éstos cuestionamientos nacía otro con más fuerza y desesperación: la necesidad de saber dónde estaban aquellos que una noche se perdieron de camino a casa, que en la mañana rumbo a la universidad sus sueños se truncaron y que la espera se hizo larga porque en muchos casos, jamás se supo de ellos, pero se sabía que era la dictadura la que tenía que ver con tantas desapariciones

San librario, la librería infinita

Supe de la librería por un texto corto de Juan Gabriel Vásquez en el New york times. El texto que es un elogio de amigos a la librería en donde compró historia de un deicidio de Mario Vargas Llosa en los tiempos de estudiante de derecho y con la convicción plena de que su vida,... Leer más →

AMOR, ME SABES A MANDARINA

Te levantas y no hay ningún mensaje en el celular. Caminas hasta la cocina y bebes un poco de agua, te sientas en el sofá y miras por la ventana, calles y calles que se cruzan y por ellas pasan carros, muchos carros y piensas que en uno de ellos se fue tu alma, se... Leer más →

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑