Andrés Caicedo y la Literatura Urbana

El 4 de marzo de 1977 el cerebro de Andrés Caicedo se apagó para siempre. Sobre su escritorio quedó el cuerpo tendido después de tomarse una manotada de secobarbital. A su alrededor algunas hojas, una máquina de escribir y un libro debidamente sellado, con olor a nuevo y con un título de letras blancas a... Leer más →

Cierra y apaga la luz

Ahora organiza con detalle los libros que están regados por la mesa, las sillas, el piso y el escritorio. Los organiza en un estante porque ya es tiempo de recoger el desorden de más de cincuenta años que ha rondado por ese estudio. Debe organizarlos de acuerdo a una secuencia cronológica que sea clara para... Leer más →

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑