Un caso particular: la conciencia y el sueño

Esa gravedad que no perdona, que todo lo arrastra: al cuerpo envejecido, al animal enfermo, a la flor marchita; esa gravedad que nos llevará al sueño último: la muerte, la fusión total en la oscuridad, en la ausencia plena de la luz…

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑