Escuchen a las mujeres

Escuchen a las mujeres, dejen que sus voces pongan a temblar al patriarcado, dejen que sus gritos muevan los viejos y obsoletos cimientos en los cuales está construida toda nuestra historia, toda nuestra episteme, toda relación humana. Es hora de escuchar y atender, es hora de soltar las armas y entender que hemos sido injustos con ellas y que les debemos muchas de las luchas que hemos librado.

Yo te dejo ir

El dolor que se encarna por lo sucedido, por la falta de saber sobre tus pasos, pensamientos y caricias, volverá a su punto inicial y ya no habrá más lamentos ni días oscuros, ni tardes nubladas. Que la vida vuelve a comenzar cuando deje de habitar en ti y tú en mí.

Esbozos filosóficos III

Los textos que componen Esbozos III son breves, yo diría deliciosamente breves, pero el autor asocia esta circunstancia con las restricciones propias de los medios divulgativos (las entradas de blogs, los artículos periodísticos, etc,); incluso, con la loable humildad de quien genuinamente está inmerso en el trabajo filosófico, el autor decide llamar a estos textos breves “Esbozos”, por considerarlos trabajos de paso, intentos, acaso prolegómenos a una posible obra mucho más extensa, capaz de hacerle justicia a la extensión del pensamiento.

La última cagada de Duque

El informe de la Comisión de la verdad será el documento sagrado, el documento guía, la biblia que nos permita entender la nueva Colombia. No podrá entenderse este país desde el patriarcado, desde la injusticia, desde el abuso.

Identidad decolonial

Desde muy joven escuche decir que mi pelo era malo, desordenado, desagradable o problemático, la verdad es que mi madre habría preferido que me pareciese un poco más al estereotipo de belleza socialmente aceptado. Me costó años entender que en realidad no hay nada de malo en mí, en mi aspecto, en mi pelo.

No mires arriba o de la estupidez humana

Cada día las redes tienen más poder y aquellos que creemos que deben tomar decisiones no lo pueden hacer porque entregaron su verdadero papel a otro con más dinero, con una visión del mundo que se deshace de la realidad y nos vamos yendo sin decir nada por una senda que no tiene salida.

Gracias a mis muñecos

Recuerdo la alegría que sentían mis padres al verme destapar los regalos, en su cara podía verse la ilusión de que estaban haciendo un buen trabajo con sus hijos y sobre todo que los estaban criando con mucho amor y felicidad.

El desván de los muñecos y su reflexión sobre nuestra realidad

En la obra El desván de los muñecos, se apreció la dedicación y rigurosidad que hay detrás de cada bailarín. Sus movimientos sincronizados, sus habilidades sobre el escenario y, sobre todo, sus nervios de acero solo son la cosecha que se recoge de un trabajo serio y comprometido de un grupo de profesores que van más allá de la enseñanza teórica.

Quince años de Resistencia

Quince años no se pueden dejar pasar como si nada. Son años de esfuerzo, tristezas, angustias, alegrías y felicidad plena. Esto lo sabe muy bien Paola Beltrán quien desde el 2006 se ha dedicado con su Compañía de Danza Colombia Internacional a formar a miles de niños, jóvenes y adultos en el bonito escenario del arte y la cultura.

Web construida con WordPress.com.

Subir ↑